domingo, 25 de diciembre de 2016


(La versión en español se encuentra a continuación de esta; The Spanish version can be found below)

A few years ago, in a USA business school, there was a class studing  the efficiency and excellence of high-performance teams, and the students were asked to provide relevant examples to learn from. One of the students, Charly Believer, proposed Santa Claus. His classmates and the professor took it as a joke and laughed, but Charly was serious, and insisted with a forceful argument that after the initial disbelief, no one could refute: Is there anyone more efficient than he? Anyone who performs such a high-performance task with more efficiency and excellence than he? The eminent professor, Dr. Wastingtime, thought it would be a waste of time, but he decided to give Charly a chance, and then asked him to investigate so exceptional character and present his findings two months later, just before Christmas.

Charly did not expect such a committed assignment, "a hot potato", and he was perplexed. Investigate about Santa Claus? Where? In Internet? He started there, but he only found the typical things: the photos, the names of his reindeers, the most recent tradition ... Nothing that allowed him to delve into the keys to his efficiency and excellence. He decided to go to the oldest libraries, and there he searched even the most dusty documents, but no trace of the charismatic Santa Claus. He was lost; and he lamented a thousand times that he had dared to open his mouth. For in the end, he concluded, Father Christmas was no more than a fictional character, an invention, and it was clear that Dr. Wastingtime had only accepted his daring to give him an humility lesson.

In early December, about to throw in the towel, Charly went for a walk, and in the lobby of a large mall saw one of those Santa imitators talking to some children who, after waiting  in a long line, loaded with that so special excitement that was reflected in their faces, dared to ask for their gifts. Seeing them, he remembered that wonderful emotion he had also had as a child, and thought it was very beautiful to believe, and that for Santa Claus there would be nothing more gratifying than meeting the expectations of all those children who believed in him.

Suddenly, without knowing how, he saw himself close to that fake Father Christmas and he noticed that he was looking in his direction and calling someone. He looked back, convinced that it was not about him, but there was no one else there, and the gesture of the man in red and false beard left no doubt: he called him. Charly approached; and to his surprise, the man took out of his clothes some papers and gave them to him.

--- Take Charly, this is for you.

He said no more. He turned to the next child, who was already waiting for him on his knees, and continued his task.

Charly was stunned and reacted slowly. Or at least this is what he perceived. And although curiosity caught him, he did not dare to check those mysterious papers until he arrived home. Once there ... Oh! An old scroll, handwritten, told a fascinating story that captivated him. As it said, at Christmas in 1412, in a small village in present-day Finland, Santa's gifts did not reach those who requested them, and of course this was a great disappointment, especially for children. The scandalous failure provoked harsh criticism of Santa Claus, and not only in that samall place, but throughout the kingdom. Among other reproaches, he was accused of neglecting his commitments to the locals to pay more attention to the orders that increasingly came from abroad, and it was even questioned whether they should continue to trust him or find another supplier that would serve them better.

--- But that is not possible --- some said --- He is the Father of Christmas. How are we going to replace it?

--- Nobody is irreplaceable --- pointed the most critical --- If he does not do his job well, we will have to replace him.

--- Well, actually, it has only been a little carelessness in an almost insignificant village --- argued one who wanted to defend him.

--- A little neglect in a village almost insignificant? No one is insignificant --- said one of the most critical --- Santa Claus has to perform at a very top level and serve all of us. This is what we demand on him.  It starts with a little oversight, but if we do not give it importance, next year the failure will be bigger, and so everytime worse.

Santa Claus was embarrassed. The fault was very serious and there was no excuse. But it was done; and now, in addition to apologizing and correcting it as much as possible (he asked for the help of the Three Wise Men from the East; nobody knew them there, but that year, at the beginning of January, they gave him a hand), the important thing was to analyze what had happened in order to learn from that and prevent it to happen again. Even more, it would be wise to take advantage of this big mistake as an opportunity to improve procedures and being able to perform better than before. This is what he had always done. He remembered, as an example, that approximately in the year 1100, a child who had asked for a sword, received a real one and the poor boy cut off a hand. Thankfully, thanks to his exceptional contacts with the One above, he managed the boy not to lose it, but what a blunder! He learned then that all orders had to be reviewed better and that it was important to take into account the specific needs of each customer. It was not a question of giving anything more or less similar to what was asked for, but it was necessary to offer customized services so that each one was truly satisfied. And so it was done from then on.

Now, applying that same philosophy of learning from mistakes, he summoned his team to analyze what had happened to that little village in which they had failed.

--- It is their fault --- one of his lieutenants said --- They sent the letters late, out of time, and all the orders were ready.

--- It is clear that if they send the letters late, that forces us to do an extra effort and our task is more difficult --- reacted Santa Claus --- Do you think that justifies that we don´t do our job well?

--- Well, the truth is that we have performed quite well. The vast majority have received their gifts, have not they? --- pointed out another --- The percentage of well done work has been more than 99%. It's to be satisfied, isn´t it?
--- Aha; Then you think we should be satisfied with 99% success --- stressed Santa Claus --- What if it was 95%? What would you say?

--- Well, it's still a very high percentage, right? - said the same that had contributed the data. Others who were present nodded.

--- Aha; Then we still have room to go wrong, don´t we? --- pointed out Father Christmas --- This year we have disappointed children who trusted us, and they are very sad. We have lost credibility. But with such a favorable statistic, next year we will still have room to disappoint many other children, and yet we will celebrate it as a great success. Is it so?

--- Well…

--- And the following year we could even have more room for failure, because 90% of success is not so bad, right? --- continued Santa --- What is 10% of disappointed children who will stop believing in us, if we satisfy the 90%?

--- But… if they don´t meet the deadlines ... --- insisted the one who spoke first.

--- Agree. If they don´t meet the deadlines we have it more difficult --- recognized Santa Claus --- What can we do then? Do we resign ourselves? Do we blame them and thus justify ourselves? Or do we look for a solution?

Nobody answered. But Santa Claus perceived that his argument had touched them deeply, and then continued:

--- What do you think if instead of complaining, we think what we can do to prevent this problem and, if it arises, solve it?

Charly spent the whole night reading these valuable documents and pondering. He realized that excellence is incompatible with conformism; that although things are done well, there is room for improvement;  and, above all, that if you stop growing, every time you will make it a little worse. He also learned that no matter how broad are the horizons incorporating new customers, you should never neglect those who already are, since their fidelity is not a blank check, but must be fed continuously with the best services. He also concluded that efficiency has to do with focusing on what depends on oneself rather than on complaining, and also with getting better organized to perform more and to prevent and solve problems that delay or impede the achievement of goals. He also understood that you can not despise any customers, that they are all important, and that credibility and trust are basic elements, so bad service can have serious consequences.

Watching how Santa led his team, it was very clear for Charly that a good director can not impose, but argue with ability to convince; and in addition, he thought, he must be open-minded to ask, receive, and implant ideas from his subordinates, as well as being able to involve them in decision-making, because only in this way will they give the best of themselves. And of course, he understood that mistakes are great opportunities to improve and advance further.

December 20 was D-day, and as expected, no one missed the class. Dr. Wastingtime gave the floor to Charly with an ironic tone that the other students seconded with light laughter. It was the preamble of the big laughter that everyone expected from the foreseeable ridicule. But in the thirty minutes of his presentation, without any technological support, Charly surprised them with their unanswerable explanations. Everyone came out convinced that Santa Claus was an excellent example of efficiency and excellence, and they took good note of the powerful lessons that could be deduced from the modus operandi of such a great personage.

Then, after the effusive congratulations to Charly, as it was the last day of class before Christmas, everyone went to eat at a restaurant where, what a coincidence! the waiters were dressed like Santa Claus. Fortunately they had reserved a table, because the dining room was crowded and the waiting list was endless. Already seated, they immediately noticed the incredible spectacle of the waiters; and not for the costumes, but for their admirable efficiency working as a team and the excellence of their performance. That was pure high performance! When one of them approached the table, Professor Wastingtime addressed him:

--- We are observing how you work and it is fantastic to see how you take care of every detail with each of the clients. Congratulations!

--- Well, in such a limited space of time, we have to give a good service to everyone. That is our job --- replied the waiter --- What would happen if with the excuse that there are many customers who want to be served almost at the same time, we only serve 95% of them well? What would you say if you were in the remaining 5%?

Charly looked at the waiter and caught the wink of complicity that he did to him. Then, the man left and they never saw him again. Throughout the meal, Dr. Wastingtime wanted to continue this conversation and repeatedly asked for him, but none of those who approached was that waiter and no one could identify him. Inexplicably, he had evaporated, and there nobody knew him: as if he had never been. No one understood what had happened. Except Charly, of course.

Merry Christmas! Ho Ho Ho!

Chema Buceta




Hace algunos años, en una escuela de negocios de los Estados Unidos en la que se estudiaban la eficiencia y excelencia de los equipos de alto rendimiento, se les pidió a los alumnos que aportaran ejemplos de los que se pudiera aprender, y uno de ellos, Charly Believer, propuso a Papá Noel.  Sus compañeros y el profesor se lo tomaron a broma y rieron a carcajadas, pero Charly iba en serio, e insistió con un argumento contundente que tras la incredulidad inicial, nadie pudo refutar: ¿Hay alguien más eficiente que él? ¿Alguien que realice una tarea de tan alto rendimiento con más eficiencia y excelencia que él?  El eminente profesor, Dr. Wastingtime, pensó que sería una pérdida de tiempo, pero decidió darle a Charly una oportunidad encargándole que investigara sobre ese excepcional personaje y presentara sus conclusiones dos meses más tarde, justo antes de las vacaciones de Navidad.

Charly no esperaba tan comprometido encargo, una patata caliente, y se quedó perplejo. ¿Investigar sobre Papá Noel? ¿Dónde? ¿En Internet? Empezó por ahí, pero sólo encontró lo típico: las fotos de siempre, los nombres de sus renos, la tradición más reciente… Nada que permitiera profundizar en las claves de su eficiencia y excelencia. Decidió ir a las bibliotecas más antiguas, y allí rebuscó hasta en los documentos más polvorientos, pero ni rastro del carismático Santa Claus. Estaba perdido; y se lamentó una y mil veces de haberse atrevido a abrir la boca, pues en definitiva, concluyó, Papá Noel no pasaba de ser un personaje de ficción, una invención, y estaba claro que el Dr. Wastingtime sólo había aceptado su osadía para darle una lección por pasarse de listo.

A primeros de diciembre, a punto de tirar la toalla, Charly salió a pasear, y en el vestíbulo de un gran centro comercial vio a uno de esos imitadores de Santa Claus  hablando con unos niños que tras una respetable cola, cargados de esa ilusión tan especial que se reflejaba en sus caras, se atrevían a pedirle sus regalos. Viéndolos, recordó esa sensación maravillosa que él también había tenido cuando era niño, y pensó que es muy hermoso creer, y que para Papá Noel no habría nada más gratificante que responder a las expectativas de todos esos niños que creían en él.   De pronto, sin saber cómo, se vio cerca de ese Father Christmas de pega y percibió que este miraba en su dirección y llamaba a alguien. Miró hacia atrás, convencido de que no iba con él, pero allí no había nadie más, y el gesto del hombre de rojo y barba postiza no dejaba duda: le llamaba a él. Se acercó; y ante su sorpresa, el hombre sacó de su vestimenta unos papeles y se los entregó.

--- Toma Charly, esto es para ti.

No dijo más. Se volvió hacia el siguiente niño, que ya le esperaba en sus rodillas, y continuó su tarea.

Charly se quedó de piedra y tardó en reaccionar. O al menos esa sensación le dio. Y aunque la curiosidad le atrapaba, no se atrevió a revisar esos misteriosos papeles  hasta que llegó a su casa. Una vez allí… ¡Oh! Un pergamino antiguo, escrito a mano, contaba una historia fascinante que le cautivó. Según decía, en la Navidad de 1412, en una pequeña aldea de la actual Finlandia, los regalos de Santa Claus no llegaron a quienes los solicitaron, y como es lógico, eso supuso una gran decepción, sobre todo para los niños. El estrepitoso fracaso provocó críticas muy duras a Papá Noel, y no sólo en ese pueblo, sino en todo el reino. Entre otros reproches, le acusaron de descuidar sus compromisos con los locales por estar más pendiente de los encargos que, cada vez más, le llegaban del extranjero, y hasta cuestionaron si debían seguir confiando en él o buscar otro proveedor que los atendiera mejor.

--- Pero eso no es posible --- decían algunos --- Él es el Padre de la Navidad. ¿Cómo le vamos a sustituir?

--- Nadie es insustituible --- apuntaban los más críticos --- Si no hace bien su trabajo, habrá que cambiarlo.

--- Bueno, en realidad sólo ha sido un pequeño descuido en un pueblo casi insignificante --- le defendían los primeros.

--- ¿Un pequeño descuido en un pueblo casi insignificante? No hay nadie insignificante --- argumentaban los otros --- A Santa Claus se le exige que rinda al máximo y nos atienda a todos por igual. Se empieza por un pequeño descuido, pero si no se le da importancia, el año próximo serán dos, y así cada vez peor.

Papá Noel estaba abochornado. El error era gravísimo y no había excusa. Pero ya estaba hecho; y ahora, además de disculparse y subsanarlo en la medida posible (pidió la ayuda de los Reyes Magos de Oriente que allí nadie conocía, pero que ese año, a primeros de enero, le echaron una mano), lo importante era analizar qué había pasado para aprender de lo ocurrido y que no volviera a suceder. Más aun, habría que aprovechar este error como una oportunidad para mejorar los procedimientos y rendir mucho mejor que antes. Es lo que siempre había hecho. Recordó, como ejemplo, que aproximadamente en el año 1100, a un niño que le había pedido una espada, le llevó una de verdad y el pobre se cortó una mano. Menos mal que gracias a sus excepcionales contactos con el de más arriba, consiguió que el muchacho no la perdiera, pero menudo patinazo. Aprendió entonces que había que revisar mejor todos los pedidos y que era importante tener muy en cuenta las necesidades concretas de cada cliente. No valía cualquier cosa más o menos parecida a lo que se pedía, sino que había que ofrecer servicios a medida para que cada uno estuviera verdaderamente satisfecho. Y así se hizo a partir de entonces. 

Ahora, aplicando esa misma filosofía de aprender de los errores, convocó a su equipo para analizar qué había sucedido con esa pequeña aldea en la que habían fracasado.

--- La culpa es de ellos --- dijo uno de sus lugartenientes --- Mandaron las cartas unos días tarde, fuera de plazo, y ya estaban todos los pedidos preparados.

--- Está claro que si mandan las cartas tarde, eso nos obliga a hacer un sobreesfuerzo y nuestra tarea es más difícil --- reaccionó Santa Claus --- ¿Pensáis que eso justifica que no hagamos bien nuestro trabajo?

--- Bueno, la verdad es que hemos cumplido bastante bien. La gran mayoría ha recibido sus regalos ¿no es así? --- apuntó otro --- El porcentaje de trabajo bien hecho ha sido de más del 99%. Es para estar satisfechos ¿no?

--- Aja; entonces pensáis que debemos estar satisfechos con el 99% de éxito --- subrayó Papá Noel --- ¿Y si fuera el 95%? ¿Qué diríais?

--- Bueno, sigue siendo un porcentaje muy alto ¿no? --- aseveró el mismo que había aportado el dato. Otros de los que estaban presentes asintieron.

--- Ajá; entonces, todavía tenemos margen para seguir errando, ¿no es así? --- señaló el Padre de la Navidad --- Este año ha habido niños a los que hemos fallado estrepitosamente, que se han llevado una enorme desilusión. Están muy tristes. Confiaban en nosotros y les hemos decepcionado. Hemos perdido credibilidad. Pero con esa estadística tan favorable, el año que viene todavía tendremos margen para fallarles a otros muchos niños, y sin embargo lo celebraremos como un gran éxito. ¿Es así?

--- Bueno…

--- Y al siguiente año podríamos tener aún más margen de error, porque el 90% de éxito tampoco está tan mal ¿verdad? --- continuó el de la barba blanca --- ¿Qué es un 10% de niños desilusionados que dejan de creer en nosotros, si contentamos al 90%?

--- Pero es que si ellos no cumplen los plazos… --- insistió el primero que habló.

--- De acuerdo. Si no cumplen los plazos lo tenemos más difícil --- reconoció Papá Noel --- ¿Qué podemos hacer entonces? ¿Nos resignamos? ¿Les echamos la culpa y así nos justificamos? ¿O buscamos una solución?

Nadie respondió; pero Santa Claus percibió que su argumento había calado y continuó:

--- ¿Qué os parece si en lugar de quejarnos, pensamos qué podemos hacer nosotros para prevenir este problema y, si surgiera, solucionarlo?

Charly pasó toda la noche leyendo esos valiosos documentos y reflexionando. Se dio cuenta de que la excelencia es incompatible con conformarse; que aunque se hagan las cosas bien, se puede mejorar; y, sobre todo, que si te acomodas, cada vez lo harás un poco peor. Aprendió también, que por mucho que se amplíen horizontes incorporando nuevos clientes, nunca se debe descuidar a los que ya lo son, ya que su fidelidad no es un cheque en blanco, sino que hay que alimentarla continuamente con los mejores servicios. Concluyó asimismo, que la eficiencia tiene que ver con centrarse en lo que depende de uno mismo en lugar de quejarse, así como en organizarse mejor para rendir más y prevenir y solucionar los problemas que retrasan o impiden la consecución de los objetivos. Comprendió además, que no se puede despreciar a ningún cliente, que todos son importantes, y que la credibilidad y la confianza son elementos básicos, por lo que un mal servicio puede tener consecuencias graves.

Observando cómo dirigía Papá Noel, Charly tuvo muy claro que un buen director no puede imponer, sino argumentar con habilidad para convencer; además, pensó, debe tener la mente abierta para pedir, recibir e implantar ideas de sus subordinados e involucrar a estos en la toma decisiones, pues solo así conseguirá que den lo mejor de sí mismos. Y por supuesto, entendió que los errores son grandes oportunidades para avanzar más.

El 20 de diciembre era el día D, y como era de esperar, no faltó nadie a clase. El Dr. Wastingtime cedió la palabra a Charly con un tono jocoso que los demás alumnos secundaron con risas. Fue el preámbulo de las carcajadas que todos esperaban ante el previsible ridículo. Pero en los treinta minutos de su exposición, sin ningún apoyo tecnológico, Charly les sorprendió con sus inapelables explicaciones. Todos salieron convencidos de que Papá Noel era un excelente ejemplo de eficiencia y excelencia, y tomaron buena nota de las enseñanzas que podían deducirse del modus operandi de tan excelso personaje. Después, tras las efusivas felicitaciones a Charly, como era el último día de clase antes de la Navidad, todos fueron a comer a un restaurante en el que ¡vaya casualidad! los camareros estaban vestidos como Papá Noel. Y menos mal que habían reservado mesa, porque el comedor estaba abarrotado y la lista de espera era interminable. Ya sentados, enseguida repararon en el increíble espectáculo de los camareros; y no por los trajes, sino por su admirable eficiencia trabajando en equipo y la excelencia de su desempeño. ¡Eso sí que era puro alto rendimiento! Cuando uno de ellos se acercó a la mesa, el profesor Wastingtime se dirigió a él:

--- Estamos observando cómo trabajáis y da gusto ver cómo cuidáis todos los detalles con cada uno de los clientes. ¡Enhorabuena!

--- Bueno, en un espacio de tiempo tan limitado, tenemos que dar un buen servicio a todos. Ese es nuestro trabajo --- respondió el camarero --- ¿Qué sucedería si con la excusa de que son muchos clientes que quieren ser servidos casi a la vez, sólo atendiéramos bien al 95%? ¿Qué dirían ustedes si fueran del 5% restante?

Charly miró al camarero y captó el guiño de complicidad que este le hacía. Después, el hombre se fue y no volvieron a verlo más. A lo largo de la comida, El Dr. Wastingtime quiso continuar esa conversación y repetidamente preguntó por él, pero ninguno de los que se acercaron era ese camarero y nadie supo identificarlo. Inexplicablemente, se había evaporado y allí no le conocían: como si nunca hubiera estado. Nadie comprendió qué había pasado; excepto Charly, claro.

¡Feliz Navidad! Hohoho!

Chema Buceta


miércoles, 14 de diciembre de 2016


                                  Los coaches bien formados no son estafadores emocionales

Desde hace unos días es actualidad en España el “caso de Nadia”, o más bien de sus padres. Nadia es una niña de 11 años que al parecer padece una enfermedad rara que provoca la muerte en poco tiempo, y desde 2008 sus padres están pidiendo y recibiendo dinero para acceder a tratamientos costosos para curarla. En estos años, el caso ha sido objeto de diversas campañas apoyadas por cadenas de televisión, actores conocidos y otros personajes mediáticos que han tocado la fibra emocional de numerosas personas que se han prestado a colaborar con sus donaciones. Todavía sigue la investigación, pero ya se ha sabido que los padres han recaudado cerca de un millón de euros que no han gastado en la enfermedad de su hija. Una estafa por la que, cuando escribo esto, el padre está detenido y a ambos progenitores se les ha retirado la patria potestad de la niña. El juez también ha ordenado investigar sobre la enfermedad de Nadia, ya que se sospecha que los padres podrían haber mentido o exagerado respecto a su naturaleza y/o gravedad. Asimismo, se ha conocido que no es la primera vez que este padre incurre en este tipo de delito, ya que estuvo en la cárcel por otra estafa hace 16 o 17 años y, según han declarado algunas personas, ha estado involucrado en otros asuntos por el estilo. Por supuesto, hay que dejar que la justicia haga su trabajo y no prejuzgar, pero de momento es lo que hay.

Al hilo de este lamentable asunto, se publicó en Twitter que el padre de Nadia dice ser un coach que da charlas motivacionales (!!!). Si es cierto, supongo que habla de su propia historia de superación, de cómo ha luchado contra la adversidad de una enfermedad mortal para sacar a su hija adelante... Todo un farsante dando lecciones de tolerancia a la frustración, motivación, fuerza de voluntad… Otra estafa emocional con la que, muy probablemente, también habrá ganado dinero aprovechándose de organizadores oportunistas y cientos de víctimas escuchantes que habrán admirado el encomiable ejemplo y quizá se hayan sentido culpables por no ser capaces de superarse en situaciones mucho más sencillas.

Este “coach” no merece más comentarios. Pero salvando las distancias que marca su inadmisible comportamiento, es el prototipo de vendedor de humo que, utilizando una historia que impacta, se lanza a “motivar” a otros poniéndose como ejemplo. Piensan estos “motivadores” que hablar del sufrimiento propio y de cómo fueron capaces de superar tan extraordinaria adversidad a base de fuerza de voluntad, compromiso, etc. es la mejor manera de activar las emociones de los escuchantes y que estos se conciencien de que si existen límites es porque ellos los ponen, si su vida es monótona es porque no tienen el valor de romper y dedicarse a proyectos ambiciosos, y si no alcanzan sus sueños es porque ponen excusas, les falta coraje, no tienen fuerza de voluntad, no creen en sí mismos, etc.

Algunos de estos oradores parten de una experiencia propia que puede ser admirable, pero intentan exprimirla para que sea un ejemplo a imitar y se pasan de la raya haciendo afirmaciones y dando consejos que en algunos casos propician una motivación fugaz, en otros una cierta culpabilidad por no ser capaces de hacer lo mismo, y en otros el rechazo a quien dice ser tan perfecto e intenta adoctrinar. Por desgracia, también pueden impulsar a algunos a tomar decisiones drásticas que más tarde se vuelven en su contra, como es el caso de una persona que conozco que, tras una charla de estas, dejó su trabajo y a su familia para encontrarse a sí mismo en la India, de donde tras varios meses de infructuosa búsqueda, regresó muy frustrado y con la motivación por los suelos; más aún cuando encontró a su ex mujer saliendo con otro y encima tuvo que apuntarse al paro. Hay personas insatisfechas que buscan nuevos incentivos e incluso darle un nuevo sentido a su vida; otras que, aun yéndoles bien, se encuentran atrapadas en la monotonía y buscan la inspiración que les saque de ella; y otras que necesitan oír mensajes optimistas que, mientras dure el espejismo, les hagan sentirse bien y mal alimenten su autoestima. Todas estas personas son potencial caldo de cultivo para estos motivadores de pacotilla.

Lo importante de la motivación no es tener un subidón pasajero, sino su estabilidad, y esta no se consigue vendiendo/comprando humo, sino que habitualemnte necesita de la autoconfianza que aportan los objetivos y planes verdaderamente realistas, los medios y habilidades pertinentes para poder funcionar con éxito y los pequeños logros que se vayan consiguiendo en el camino. Por eso, no todos los ejemplos valen, no todas las recetas valen, y el hecho de que una historia impacte emocionalmente, no significa que estimule una motivación estable; en bastantes ocasiones, la persona que escucha esa historia excepcional, aun admirándola, la considera lejos de su realidad, y eso basta para que su impacto no trascienda más allá de una emoción positiva pasajera.

He conocido a personas que han impartido charlas “motivacionales” explicando cómo han superado la adicción a las drogas o las secuelas de atentados terroristas o accidentes de coche; como han gestionado despidos laborales, emprendido nuevos proyectos, orientado a sus hijos superdotados o navegado en barco hasta América; y por supuesto, como saliendo de la nada han hecho grandes fortunas, como han superado adversidades hasta triunfar en el mundo del espectáculo o ganar medallas y títulos en la arena deportiva,  o como han compaginado la vida personal y familiar, realizado sueños imposibles, roto barreras infranqueables…  En general, los “motivadores” cuya única herramienta es su propia experiencia personal, es decir, contar cuál era su situación y cómo se han motivado y actuado ellos, suelen despertar el interés de la audiencia siempre que sus vivencias sean verdaderamente atractivas, algo que no siempre sucede. Algunos hablan de cosas que al público le importan un pimiento, pero les encanta escucharse y contar su vida creyendo que así aportan, cuando en realidad aburren y su mejor impacto, el alivio, se produce cuando terminan. En otros casos, la historia es seductora y, además de captar la atención de los escuchantes, puede entretener y provocar emociones intensas que enganchan al público, pero no por eso sirve para motivar. Y por supuesto, también existen charlas que ayudan a reflexionar si el escuchante es capaz de aislarse del ego del orador para centrarse en los contenidos.

Sin duda, existen personas que han superado tremendas adversidades o conseguido logros excepcionales cuyos relatos pueden inspirar y aportar un extra de energía para conocernos mejor, tomar decisiones importantes, afrontar los desafíos cotidianos y seguir creciendo, pero suelen ser las que exponen su experiencia personal entrelazada con otros elementos y no pretenden que su historia se convierta en un ejemplo para los demás, permitiendo que sean los escuchantes quienes lleguen a sus propias conclusiones sin necesidad de esas recetas fáciles que ahondan en las actitudes, creencias y valores de cada uno; y por supuesto, evitando pontificar sobre “mira lo bien que lo hice yo y lo que a ti te falta de compromiso, fuerza de voluntad, creer en ti mismo, tener valor…”. Cuando la charla va por ahí… ¡uf!

Y qué decir de esas charlas que están súper preparadas, a las que falta espontaneidad. Estás hablando de una vivencia personal y, sin embargo, lo tienes todo perfectamente enlatado: siempre lo mismo: con las mismas fotos de cuando eras pequeño, el mismo orden milimetrado de los contenidos, las mismas anécdotas, los mismos gestos, las mismas frases contundentes, etc. Una contradicción: porque si es algo tan personal debería ser más espontáneo. En ocasiones, tengo la sensación (que a veces se confirma) de que en estas charlas se exageran las historias y hasta se inventan cosas. Y el orador llega a fabricar un relato en el que los adornos llegan a magnificar y superar a la realidad. Y no digamos cuando se trata de auténticos farsantes, como ese presunto estafador. Sin llegar tan lejos, ¿o sí? existen otros que nos venden la moto contando historias fantásticas de las que “de la misa, la mitad”; y a menudo se las compramos y los consideramos auténticos gurús cuando, en realidad, no han empatado con nadie y, si les sacas del enlatado, son incapaces de aportar, explicar, relacionar, reflexionar o debatir; y encima tienen la cara dura de pontificar. A veces necesitamos gasolina, y de eso se aprovechan estos estafadores emocionales; pero si no ponemos la gasolina que nos conviene, podremos salir de la gasolinera con el deposito lleno, pero pronto nos quedaremos tirados.

Muchos de estos “motivadores” dicen que son “coach”.  En los tiempos actuales es la etiqueta perfecta para un estafador emocional, pero como es lógico, esto no hace más que desprestigiar al coaching dando a entender que consiste en dar recetas fáciles que al coach le han funcionado bien para conseguir cualquier objetivo que uno se proponga. No es extraño que para muchos que han tenido la mala suerte de padecer a estos estafadores, el coaching esté desprestigiado. La conclusión es que cualquiera que tenga algo que contar (o se lo invente), conozca un par de juegos divertidos, mal aprenda alguna explicación muy básica sobre la motivación, recopile unas cuantas recetas y haya asistido a algún curso donde, con tal de pagar, le hayan dado un certificado (con independencia de su duración, contenidos, profesorado y aprovechamiento), ya es un “coach” que se cree capacitado para aconsejar y guiar la vida de los demás (!!!).

Evidentemente, la estafa emocional no es el coaching que llevan a cabo los profesionales serios y bien formados. Estos, como casi todo el mundo, tienen historias personales de superación que aun no siendo excepcionales, podrían ser ejemplos más cercanos a la realidad de sus clientes. Sin embargo, no es la función del coach hablar de sí mismo y convertirse en ejemplo, sino ayudar a que sea el coachee (su cliente) quien encuentre su propio camino, tome las decisiones oportunas y ponga en práctica los planes que considere convenientes. El coach es un facilitador que no juzga ni se posiciona, respeta la libertad del coachee y no pretende convencerle del camino que debe seguir. Y su método de trabajo es aparentemente sencillo, sin necesidad de excentricidades. Claro que lo sencillo es lo difícil, porque sin adornos exóticos hay que saber de verdad para poder hacer un buen trabajo que trascienda más allá del humo pasajero. Algunos que se llaman “coach” inventan o copian teorías y remedios llamativos que no tienen más base que la ignorancia y la imaginación. Han oído campanas pero no saben dónde; cogen de aquí y de allí, y lo pegan de cualquier manera; inventan lo que ya estaba inventado, pero al querer diferenciarlo lo hacen mucho peor; en definitiva, no tienen ni puñetera idea pero lo tapan con planteamientos exuberantes y pontificando como si fueran grandes expertos.   

Ser un buen coach, o aplicar bien el coaching como una herramienta más para liderar o seguir creciendo, requiere dominar conocimientos específicos de Psicología y habilidades específicas del coaching que deben interactuar, pero además exige un comportamiento responsable que tenga en cuenta que el coachee es un ser humano que necesita ayuda y no la pieza de un juego para satisfacer la economía, el entusiasmo y/o el ego del coach. Y menos aún, alguien de quien se pueda abusar a partir de una relación de poder que contradice lo que es el coaching. Vender la moto contribuyendo a crear expectativas atractivas que probablemente no se cumplirán, apelando a supuestos valores como la fuerza de voluntad, dando consejos sin fundamento o que no procedan y, en muchos casos, provocando culpabilidad, es una estafa emocional que no entra dentro de las buenas prácticas de quien aplica el coaching con conocimiento y responsabilidad.

Chema Buceta


miércoles, 7 de diciembre de 2016


                                                   ¿Cuál es la motivación de los padres?

La semana pasada tuvo lugar un simposio organizado por la Fundación de Baloncesto Colegial sobre el baloncesto en los colegios y su función educativa. Como es lógico, las más o menos 100 personas que disfrutamos de este interesante evento estamos de acuerdo con el “Basketball is Education” que a través de esta y otras actividades promueve esta fundación, totalmente comprometida con los valores educativos que desarrolla el deporte. Uno de los temas fue el de los padres de los deportistas, y dentro de este, salió a relucir la motivación que tienen los padres. Aquí y en otros escenarios, cuando se pregunta a los padres qué les motiva de que sus hijos hagan deporte, suelen responder, sobre todo, que el hijo disfrute, desarrolle valores o realice una actividad sana, pero eso no implica que, además, existan otros motivos, en principio secundarios y bastantes veces “ocultos”, que en determinados momentos pueden influir en su comportamiento. Así lo demuestra el estudio que para completar mi libro “Mi hijo es el mejor, y además es mi hijo”, realizamos con 259 padres/madres de España y México que contestaron a un Cuestionario de Motivación de Padres elaborado a tal efecto (tanto el cuestionario como los datos de ese estudio se pueden encontrar en el citado libro).

Esos otros motivos tienen que ver con el “éxito deportivo”, “compartir con el hijo” y el “ego del padre/madre”.  Así, aunque muchos padres señalan que sus principales motivos tienen que ver con el disfrute, la salud, la socialización y el crecimiento personal de su hijo, reconocen asimismo que les motiva que su hijo gane, destaque o llegue a la élite. También, el poder participar ellos de alguna manera, que el muchacho llegue donde ellos no pudieron, sentirse orgullosos del hijo o presumir de sus éxitos. Precisamente, en una de las mesas de ese simposio sobre baloncesto escolar, uno de los padres aseguró que “los padres queremos ganar… y a los chicos quizá no les importa tanto, pero a los padres, sí”. Un padre sincero que dijo lo que muchos sienten pero no se atreven a confesar. Como es obvio, si aun no siendo la principal, la motivación por el éxito deportivo es muy potente, tendrá un impacto notable en lo que los padres dicen y hacen. El hijo pierde y se enfadan, le echan la bronca porque no se ha esforzado o buscan culpables externos; y cuando las cosas no van como les gustaría, presionan al chico para que se esfuerce más, critican al entrenador, etc.

A su vez, la motivación por “compartir con el hijo” puede ser beneficiosa si los padres se limitan a disfrutar de un tema en común y a ayudar y apoyar al hijo en lo que necesite, pero sin rebasar la responsabilidad que les corresponde. Cuando no controlan este tipo de motivación, es muy probable que se metan en las funciones del entrenador y asuman un protagonismo inapropiado opinando de todo, dando instrucciones técnicas a su hijo y agobiándole con un control excesivo. Aquí se situaría el padre que controla meticulosamente las comidas, las horas de sueño, etc., establece objetivos para los partidos, graba todo en video, lleva registros de rendimiento, da múltiples consejos y cosas por el estilo. No es difícil pasar del simplemente querer compartir una actividad apasionante como es el deporte, a que la implicación propia (de los padres) se convierta en un motivo de mucho peso que llegue a eclipsar a otros motivos. 

Y algo parecido sucede con los motivos relacionados con el ego del padre. En un principio no existen o no suelen ser los que más influyen, pero en bastantes casos, a veces sin ser conscientes los padres, llegan a tener un peso significativo. Todos conocemos a padres que disfrutan presumiendo de sus hijos deportistas y alimentan con sus comentarios expectativas poco realistas que, tarde o temprano, pueden pasar factura en forma de frustración, culpabilidad, baja autoestima, etc. En muchos casos, los padres no ven o no quieren ver estos tipos de motivos que, en definitiva, se relacionan con asumir el deporte de sus hijos en primera persona, como si fueran ellos los principales actores. Sin duda, ayudaría mucho sensibilizar a los padres sobre estas cuestiones para que analicen qué es lo que les motiva de que sus hijos hagan deporte. Así, podrían tener más conciencia sobre esos motivos en principio “ocultos” y sería más probable que pudieran controlarlos (a veces, con la ayuda especializada de los psicólogos del deporte).

Además de la motivación nociva, también tienen mucho peso las emociones que no se controlan. De hecho, en una encuesta a 1500 personas de diferentes países que también se comenta en ese libro, el mayor acuerdo se produce respecto a la afirmación: “los padres deben aprender a controlar sus emociones”. El deporte, por su propia naturaleza, es una actividad muy emotiva, y si encima el que está jugando es tu hijo, pues más aún. Y todavía más si lo que te motiva es el éxito o alimentar tu ego.  La mayoría de los padres sufre viendo competir a sus hijos, y ese sufrimiento es otro ingrediente a tener en cuenta. Como lo es la falta de conocimiento sobre el deporte, las consecuencias de administrarlo mejor o peor, la trascendencia de su comportamiento como padres y qué hacer para contribuir  favorablemente y no perjudicar. La falta de información explica muchos comportamientos inadecuados, y de hecho, cuando se informa a los padres, muchos de esos comportamientos desaparecen o disminuyen. Si además los padres aprenden a controlar su motivación y sus emociones, los resultados son todavía mejores.

Por desgracia, todavía existen muchos clubes y escuelas deportivas que ignoran su responsabilidad de contribuir a la formación de los padres. Piensan que ignorándolos, teniéndolos lejos, no se complican la vida y solucionan el "problema" que suponen esos padres que quieren saber, les cuesta entender y pueden resultar incómodos, pero no por eso los hijos dejan de sufrir a sus desinformados padres. Coinciden muchos deportistas jóvenes en esas agobiantes charlas post-partido que sus padres les sueltan en el coche regresando a casa. Los padres lo hacen con su mejor intención, pero ¿quién les ha explicado lo ineficaces y contraproducentes que suelen ser esos comentarios en caliente? Como sucede en el coche y no en las instalaciones deportivas, los entrenadores y directores deportivos prefieren pensar que la situación no existe, o no es su problema, pero esos y otros monólogos inapropiados pueden llegar a influir muy negativamente en el funcionamiento de los deportistas. Ignorarlo y quejarse de los padres es lo más fácil; mucho más que aceptar la responsabilidad de formarlos e integrarlos. Es la solución de quienes piensan en pequeño.  Pero si de verdad pensamos en grande, con el convencimiento de que el deporte es una herramienta educativa muy poderosa a la que queremos sacar el máximo partido, hay que reconocer la trascendencia de los padres y contar con ellos, contribuyendo a que comprendan las cuestiones clave y actúen para sumar. Eso supone organizar actividades apropiadas para los padres como un elemento más de la actividad deportiva de los chicos, así como mantener con ellos una comunicación constructiva que por supuesto no se debe confundir con esos decálogos tan ridículos sobre lo que no tienen que hacer.

Los padres son una pieza fundamental para que el deporte cumpla sus grandes objetivos educativos en la infancia y la adolescencia. ¿Pensamos en grande?

Chema Buceta